Ritap

RITAP

Organismos internacionales

España es un Estado Miembro de las Naciones Unidas desde 1955. Además de la sede de Nueva York, las Naciones Unidas tienen oficinas en Ginebra, en Viena y en Nairobi, y cuentan, además, con un elevado número de organismos especializados, entre los que figuran la UNESCO, la FAO, la OIT, la OMM o la Organización Mundial del Turismo (OMT) radicada en Madrid.

Es difícil saber cuántos traductores e intérpretes hay en total. A título orientativo, cabe decir que en la sede de Nueva York trabajan unos 350 traductores, entre ellos aproximadamente 60 de español, además de aproximadamente 100 intérpretes; en otras organizaciones de menor tamaño, como la FAO, hay alrededor de 20 traductores, de los cuales 5 se dedican a traducir al español; y en las más reducidas, como la OMT, hay 5, uno por idioma. Además, estos organismos suelen contratar a traductores e intérpretes temporales para las numerosas reuniones y conferencias que celebran y envían traducciones a domicilio a profesionales autónomos. Los traductores y los intérpretes de las Naciones Unidas deben estar en posesión de un título universitario y superar los exámenes específicos que se organizan para cubrir los puestos.

Las traducciones se hacen siempre hacia la lengua materna y se establece una diferencia clara entre el traductor (de textos escritos) y el intérprete (de discursos orales). Existen, además, otros puestos relacionados, como terminólogos, editores o redactores de actas.

La mayor parte de los servicios de traducción publican guías de estilo, que permiten homogeneizar la redacción de cartas, documentos y publicaciones, y cuentan con servicios de terminología, cuyas bases de datos pueden consultarse en línea. Además, en casi todas las organizaciones se utilizan programas de traducción asistida por ordenador (TAO), que aumentan la productividad y mejoran la homogeneidad de las traducciones. Por último, cabe mencionar que, cuando el tamaño del servicio de traducción lo permite, es habitual que los traductores más experimentados revisen las traducciones de los menos veteranos.

Por lo general, los servicios de traducción constituyen un departamento específico y el hecho de que los jefes deban ser profesionales de la traducción/interpretación permite ejercer también un control de las traducciones encargadas a traductores autónomos externos.