Ritap

RITAP

Sanidad

La situación de la interpretación en los servicios sanitarios se caracteriza por la dualidad del servicio: en la mayoría de los casos, los profesionales que realizan la interpretación también desarrollan una labor de mediación intercultural. En la actualidad se estima que hay alrededor de 100 intérpretes/mediadores interculturales en distintos centros de salud y hospitales de la geografía española.

Las formas de acceso a estos puestos de trabajo son muy diversas. Puede darse el caso de que sean las propias administraciones las que se ocupen de la contratación, que se haga a través de másteres o cursos en universidades que tengan convenios de prácticas con centros sanitarios o hospitales, que se acceda tras cursar una formación en mediación intercultural en el ámbito sociosanitario organizado por las propias entidades sanitarias, que el trabajo se encargue a ONG, o que se contrate a empresas de traducción/interpretación para ofrecer servicios telefónicos. Si bien en muchas ocasiones se exige una licenciatura y un máster en mediación cultural, esto no siempre ocurre así, debido a la necesidad de contar con profesionales de las más diversas lenguas y al desconocimiento de las especificidades de un trabajo que requiere el dominio de terminología muy especializada, de variedades distintas del lenguaje (dialectos, acentos, registros), además de habilidades sociales y psicológicas para gestionar emociones, ya que con frecuencia se trabaja en contextos psicológicamente estresantes.

La realidad es que hoy por hoy, a pesar de que diversas universidades y entidades de distinto tipo ofrecen una formación especializada, el sistema de salud público no cuenta con una estructura estable de profesionales, ni con unos criterios racionales sobre los requisitos para acceder a la profesión ni las funciones a desempeñar.